Publicidad

Ima TV Ideas que mueven Andalucía

Arte Contemporáneo

Canal: Universidad Internacional de Andalucía

Argumento

Arte Contemporáneo


El Arte Contemporáneo es un arte con problemas que van desde la forma de transmitir este arte en los cinco minutos de gloria imbécil con los que los telediarios narran ARCO, hasta las crónicas de los especia­listas mediáticos que continuamente lo ridiculizan.

Ante la incomprensión del Arte Contemporáneo Luís Martínez opina que es siempre más fácil criticarlo y ridiculizarlo que valorarlo. El Arte Contemporáneo no es un objeto óptico, sino que sintetiza importantes valores del momento contemporáneo.

Pero qué es “contemporáneo”, pregunta Luís Martínez. Y quizás lo más característico de la sociedad contemporánea es que las fronteras se han roto y es el momento donde en el arte emergen las mezclas, lo que hace más complejo cualquier acercamiento.

En el Arte Contemporáneo no hay más categoría que la individualidad, ya que el estilo es el propio artista hasta el punto de que en el Arte Contemporáneo ha desaparecido la firma del autor. Es la tercera edad del Arte.

Así si el arte con conciencia de arte empieza en el Renacimiento, lo anterior caracteriza al arte antes del arte, y lo posterior que caracteriza la situación contemporánea actual es el arte después del arte. Una tercera edad que Luís Martínez data desde comienzos de los años 60 del siglo XX.

Es la década donde Harald Szeemann convierte las ideas en formas y el mercado le sigue valorando objetos e ideas como obras de arte. Luego, con On Kawara el acento artístico se pone en la propia imaginación del espectador en lo que Joseph Beuys decía de modificar las conciencias. Proceso que lleva al Arte Contemporáneo a convertir al espectador en el agente que culmina la obra.

El primer aspecto conflictivo se da en torno a la iconicidad del Arte Contemporáneo cuando muchos le atribuyen un falso carácter de arte abstracto. El segundo núcleo de controversia lo centra Luís Martínez en la ambigüedad de los imposibles verosímiles de mundos distintos. Imposibles verosímiles que encontramos tanto en la figura del ángel alado del renacimiento, como en la figura del Superman supersónico o en las bolas de energía de Steven Spielberg.

Saber leer las imágenes conforma una laguna importante en la educación de la sociedad actual donde la imagen se configura en un componente básico de la comunicación. En este sentido Luís Martínez se adentra en el análisis de Marcus Harvey y su polémica exposición Sensation con el retrato de Myra, la mayor asesina de niños del Reino Unido.

La imagen no es, por tanto, un todo aislado e independiente de su contexto. Muy al contrario Luís Martínez muestra que el contexto es una de las claves que dota de significado a la imagen, además de la composición interna de sus partes, donde la simetría y la ubicación de los elementos juega un papel importante en la determinación del mensaje de la imagen.

Pero la distribución de los elementos que integran la imagen no solo puede crear ambigüedades y contradicciones, sino también convertir una imagen estática en un auténtico flujo de movimientos. Y es ese flujo el que configura la propia narración de la imagen; su propia historia que cuenta.

Entonces, si el punto es la creación, la recta plantea una auténtica fractura; una auténtica división en la narrativa gráfica, a diferencia de la sensualidad de la línea curva.

Finalmente Luís Martínez analiza la necesidad de separar el arte contemporáneo de la colección de simples objetos decorativos.
 

Comentarios

No hay comentarios

Dejar un comentario

Datos Requeridos

Para comentar es necesario estar registrado. Si no lo está, pulse aquí.

 Recordar Contraseña