Publicidad

Ima TV Ideas que mueven Andalucía

La Crisis Griega,
¿estamos en el proceso de solución del problema?

Canal: Universidad Internacional de Andalucía

Argumento

La crisis griega,
¿estamos en el proceso de solución del problema?
 
 
Se equivoca quien se aproxima a la crisis griega bajo un enfoque de buenos y malos, por lo que Prosper Lamothe hace un relato evolutivo desde el origen de la economía griega contemporánea; su historia, sus valores y sus tradiciones.
 
El punto de inicio lo sitúa Lamothe en 1830 con la independencia del Estado heleno moderno del imperio patrimonialista otomano, donde las lealtades, las relaciones de favor y las relaciones de familia no solamente sostenían al Sultán en Estambul sino que conformaban los valores de un imperio incompatible con la sociedad moderna.
 
Una sociedad moderna que Lamothe identifica en esa época con el imperio burocrático austrohúngaro, donde la burocracia conduce a una relativa meritocracia ajena al concepto de las meras lealtades.
 
Para Lamothe el cóctel otomano austrohúngaro sitúa a Grecia en manos de un exceso de burocracia con escasa vocación por los valores de la economía de mercado, con el resultado de una política estatal que ya desde 1930 se orienta hacia el aumento del empleo público, exceso de regulaciones para limitar la libre competencia y la imposición de cargas fiscales que benefician a terceras partes sin ninguna justificación económica aparente.
 
Este es el caldo de cultivo donde florece tanto el rousfeti griego como el fakelaki heleno. Así pues la tradición griega del apoyo político a cambio de obtención de rentas, subsidios o ventajas estatales de cualquier índole los mismos griegos la denominan “el rousfeti”.
 
Como “fakelaki” se conoce al soborno del “sobrecito” que se le da al funcionario público para que te atienda mejor, bien en la antesala del quirófano, bien ante el inspector de hacienda para que alivie la carga.

Esto conforma una cultura que impide el desarrollo de una sociedad eficiente y moderna, basada en el desarrollo de estructuras coherentes y mínimamente racionales. Prosper Lamothe cuantifica incluso el grado de ineficiencia de la sociedad griega actual con dos factores relevantes.
 
De un lado el exceso de regulación registrado entre 1974 y 2011 lleva a un Estado regulado por más de 100.000 leyes. Por otro, la contabilidad del fakelaki y el rousfeti se estima en cerca de 31.000 millones de euros al año, que en porcentaje de PIB supone alrededor del 13,2%.
 
Bajo esta realidad Prosper Lamothe hace un recorrido sobre los diferentes hitos que conforman la hoja de ruta seguida por la deuda griega hasta el triunfo de Syriza y la crisis de confianza que provoca en los griegos sobre su propia economía disparando, por ejemplo, la tasa de morosidad.
 
Para Lamothe el enfoque de Varoufakis presenta tres errores fundamentales. El primero es que confunde gobiernos con banqueros, haciendo un planteamiento sectario sobre la típica figura del banquero siniestro llamando chantajistas a los gobiernos socios del gobierno heleno en la Unión Europea.
 
Generado el clima de conflicto entre buenos y malos, Varoufakis no sólo pide la reestructuración de la deuda, sino que además exige importantes cantidades de dinero nuevo de los mismos socios suyos que denomina como “chantajistas” y “terroristas”.
 
Para Lamothe eso es negociar mal. Tan mal que como resultado sitúa a Grecia en un clima de desconfianza con sus socios europeos que le colocan ante la disyuntiva de tener que aceptar un duro acuerdo, o bien salir del euro.
 
Y el duro acuerdo contempla también el desmantelamiento de esas perniciosas tradiciones en pro de un Estado desligado de infinidad de privilegios del tipo de las jubilaciones anticipadas, derechos de herencia de pensiones de padres a hijas célibes, etc. Son algunos de los cambios impulsados por la Troika y que se contemplan en el “Memorandum of understanding”, votado recientemente por el parlamento griego.
 
Finalmente Prosper Lamothe analiza las posibilidades de Grecia de establecer una política económica que le permita alcanzar un crecimiento sostenible mediante el aprovechamiento  de sus potencialidades reales.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar un comentario

Datos Requeridos

Para comentar es necesario estar registrado. Si no lo está, pulse aquí.

 Recordar Contraseña